La investigación en el área de la Salud Mental se ha visto fortalecida por la inclusión de diversas disciplinas que abordan desde perspectivas particulares los padecimientos mentales, buscando así un entendimiento multidisciplinario del fenómeno.

El campo de los trastornos mentales es complejo debido a las variaciones clínicas de estos padecimientos, lo que dificulta su certera identificación y limitan en cierta medida el avance en el conocimiento de sus causas biológicas y sociales. Los esfuerzos por conocer las causas, tratamientos más adecuados y eficaces, y estrategias de prevención de los trastornos mentales son por lo tanto, altamente reconocidos y deben ser estimulados.

Es así, como las líneas de investigación que se desarrollan en el Departamento de Epidemiología Clínica se encuentran dirigidas principalmente al estudio de alternativas terapéuticas y de diagnóstico de los trastornos mentales desde una perspectiva integral en donde se ha podido estructurar de manera articulada el abordaje clínico con los enfoques psicosociales y neurofisiológicos asociados a estos padecimientos.